Testimonios

” Siempre diré que formar parte de Donando Sonrisas fue una de las mejores decisiones de mi vida. No solo empecé a conocerme más y a descubrir capacidades que no pensé tener, también me enseñó que la vida tiene el color que nosotros decidamos darle; y que cosas tan simples, como una palabra amable o un abrazo sincero, pueden iluminarla un poquito más. Y eso es lo que, semana a semana, nos conecta con nuestros beneficiarios. Ellos quizás no lo sepan, pero sin proponérselo, también dejan huella nuestras vidas. “

Anabel Alvarado Lingan


” Hace 4 decidí darle click a ese link que cambió mi vida. Estar aquí me llenó de aprendizajes, desde los beneficiarios hasta mis compañeros voluntarios. Donando sobrepasó mis miedos, calmó mi tristeza, mi angustia y me llenó de amor, calma, paciencia y muchas sonrisas. Las palabras me quedan cortas para describir tanta pasión por ser voluntaria. Es mi forma y filosofía de vida, es mi corazón abierto para los demás. Felices 5 años, gracias por todo y por mucho. “

Katherin Ríos Alvarado


Donando sonrisas te da la oportunidad de encontrarte contigo mismo y de poder ver más allá de lo que tus ojos te permiten ver, es una oportunidad de poder crecer, ser una mejor persona en comparación a la que fuiste ayer, te humaniza aún más y te hace sensible a lo que sucede a tu alrededor; permite darte cuenta de lo que es verdaderamente importante en la vida y te hace valorarlo aún más.
Pero nada de eso se compara con la satisfacción de poder ver la labor semanal que realizamos, reflejada en un abrazo fuerte de un abuelito del asilo, un gracias y una bendición por parte de un paciente del hospital, ver el brillo en los ojos de un niño y escucharlos decir que te llamen profesor, entre otras vivencias más.
Ser voluntario de Donando Sonrisas te permite vivir un torbellino de emociones y experiencias, que te recomiendo poderlas vivir, ya que yo, no las cambiaría por nada en este mundo.
«Que nadie llegue jamás a ti, sin que al irse se sienta un poco mejor y feliz »

Edwin Perauna


” Donando Sonrisas es mi cable a tierra, es conectarme conmigo a través de ayudar a los demás, es llenarme de energía con cada sonrisa y abrazo de los beneficiarios, es disipar mis preocupaciones para ocuparme de las de los demás. Ser voluntaria es dar, pero también recibir “

Gabriela Fernández


” Ser voluntaria es la mejor decisión que he podido tomar, ha dado un giro a mi vida. Cada sábado de hospital está lleno de nuevas experiencias, emociones, y siempre me llevo una gran satisfacción al saber que con pequeñas acciones soy parte del cambio. En estos dos años he aprendido mucho, he desarrollado nuevas habilidades y lo más importante, he logrado afrontar situaciones difíciles que se han presentado en la actividad. Al final del día, las sonrisas que los beneficiarios me regalan es lo más gratificante “

D’yanna Pariona